jueves, 1 de julio de 2010

SIN PALABRAS, SIN COLORES...

Sin palabras quisiera escribir, sin colores dibujar, y no sentir así el peso que ata mis manos, peso de años que avanzaron con furor y a su paso degastan mis días, sin palabras calmar la desesperación que nació en el lugar donde una vez dancé contigo que eres hoy recuerdo; recuerdo que sigue las huellas de los años, horadando mis manos que tiemblan y dificultan la habilidad que nunca tuve y que con un lamento invoco para atraerte con la voz de mis sentimientos; sentimientos mudos, voces ausentes, como se ausenta mi alma en la fiestas de alegrías que se forjan lejos de aquí…

Sin colores construir un mundo en el que tú no eres pasado, sino un horizonte continuo que camina a mi lado, sin años ni días… Un mundo sin tiempo, lejos del tiempo, donde nuestra alegría burle sus demonios, y nuestros demonios burlen sus alegrías.

Sin palabras quisiera llegar a ti, y confiar en la habilidad de tus ojos, tú puedes, sé que puedes leer las imágenes de mis sentimientos que se esconden detrás de grandes muros, quiero creer, siento que quiero creer, pienso que puedo creer, cuando pienso en ti quiero creer…

¿Acaso podrías tú redimirme del paso del tiempo que sin avanzar me arrolla? ¿Será que tu llegada podría ser el reposo de la desesperación que obliga la presencia y el desvelo de mi agonía?

Quiero tus ojos junto a mí, quiero que ellos le den muerte a las palabras que me torturan, palabras que llenas de sangre se asoman, cargadas de odio, con esperanza de amor, palabras que manchan con sangre el alma donde escribí… Quiero la paz que se establece con las caricias de tu mirada, quiero saber si es cierto lo que me ha contado la brisa que reina en el sur y visita mis mundos…

Sin colores quiero mostrarte los rincones de la existencia atada entre las libertades que no vivo, no por no saber, no por no querer, porque no estás aquí. Y yo aquí sin ti, lucho por no vivir, porque lejos de ti vivir es solo la ausencia de la muerte, una ausencia sin sentido, un silencio que no estorba… Quiero tus manos junto a mí, quiero que ellas exterminen los colores que me angustian, colores que señalan tu ausencia, colores que acentúan tu silencio… Quiero la vida que reina y florece con las caricias de tus manos, quiero saber si es cierto lo que me ha contado la lluvia que camina en el sur y visita mis mundos.

2 comentarios:

Thais Herminia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Thais Herminia dijo...

Casi siempre me reprocho mis carencias ”románticas” cuando me topo con una web de poesías o despechos. ¿Dios mío qué pasa conmigo, por qué no pongo cara de zoqueta como las demás al leer palabras tan dulces? ¿Por qué no me muero por los ramos de rosas tanto como por el chocolate? Pero tú…eres diferente. No eres empalagoso, no hueles a mentiras ni a poemario memorizado con puntos y comas. Simplemente suenas a “verdad irrefutable”. Suspiro aliviada…soy normal, solo necesitaba leer a alguien “real”.