sábado, 15 de agosto de 2009

NOCHE DE AGOSTO...

Ella es tímida y callada, su silencio seduce el alma mortal con sed de eternidad. Ella me mira de mil maneras y con cada mirada despierta mi melancolía que se ancla sobre su silueta.

Yo me pierdo mirándola a ella. Me transporta a su mundo oscuro; así es su claridad: un laberinto armado con su sencillez hermosa. Oscuro su mundo para mi alma complicada. Oscuro su mundo, tranquilo para mi espíritu enredado, oscuro su mundo de ilusión para mi corazón espinado.

Ella sonríe como una diosa, su sonrisa es tormenta de paz que paraliza mis pasos y confunde mi noción del tiempo. Mirando su sonrisa no sé si fui, si soy o seré. Y me detengo para intentar descubrirme en ella, y no puedo creer lo que de mí descubro en ella.

Ella es profunda y hermosa. Su profundidad juega entre mis manos y ahoga mis nostalgias que casi mueren por ella. Esparce mis letras que buscan reposo en ella y se hace intocable mientras juega conmigo. Es profunda, como la distancia que se hace inalcanzable, como la esperanza que se hace norte inagotable. Y hermosa me conquista adueñándose de lo que puedo ser. Es hermosa, tanto que duele, tanto que es caos.

Y sueño despierto para no perderme de ella un segundo y ruego que el amanecer no nos separe.
Ella es noche de agosto donde se cuelga la luna llena, donde los vientos soplan refrescando mi alma. Noche de agosto, fantasma que atormenta mi soledad y despierta el miedo a perder mis miedos.

2 comentarios:

Leonard dijo...

la descrpcion es encantadora y muy humilde en el reflejo de aquellas palabras a tu ser.
agradable.^^

GUSMAR SOSA dijo...

Gracias Leonard, saludos..