martes, 7 de octubre de 2008

LA HISTORIA QUE NO QUIERO ESCRIBIR...

Estoy listo para escribir. Siempre lo he estado. Escribo cuando estoy de buen ánimo y cuando no. Escribo historias tristes y alegres… Historias que he escuchado, historias de las que he sido testigo y algunas que he vivido.

Interpreto relatos que he leído… Escribo sueños que me gustarían vivir, cuentos que quise haber escuchado… Amo escribir.

Camino por las calles cazando historias…Escucho las nostalgias de los ancianos, la inocencia de los niños, las ilusiones de los jóvenes, la dulzura de la mujer… A veces lloro mientras escribo. Lloro al descubrir los secretos de quienes me permiten leerles el alma, lloro al verlos colgado en tristezas…

Escribo en parques, donde niños juegan al escondite, donde se balancean en columpios… Escribo en bancos de las plazas, sentado, mientras el atardecer embriaga mi alma, en los cuartos de hoteles… Escribo en compañía de la soledad, a su lado han nacido mis mejores escritos…

Me robo algunas frases de vez en cuando, lo hago para inspirar mis manos que escriben a veces bañadas de cansancio y sedientas de letras…

Escribo para mi, para otros… Para ahogarme, para desahogarme… Para jugar, para creer…Para expresarme, para callar… Para publicar o para desechar… Para recordar o para olvidar… Para abrir capítulos y para cerrarlos… Para no olvidar quien soy y creer que puedo ser mejor… Para enseñar, para aprender…

Escribo porque creo haber nacido para eso… Tal vez esté equivocado, pero disfruto mi error… Escribo porque me hace sentir libre, porque me recuerda que estoy vivo… Porque así me desnudo y me abrigo de la esperanza… Porque alejo al frío e invito al calor…

Mientras escribo viajo, recorro los rincones de la verdadera realidad… Mientras escribo crezco y al crecer descubro que necesito ser de nuevo un niño… Mientras escribo sueño… Recupero amistades alejadas, amores perdidos…

Al escribir entiendo mejor mi pasado, acepto el presente y lo disfruto, construyo el futuro y me asombro…

Aquí estoy, dando vueltas, evitándolo… Aunque listo para escribir… Pero esta historia aun duele… Mis manos tiemblan con solo pensar en escribirlo… Tengo las palabras, el argumento, el inicio y el final, la figura, tengo el tono y el estilo… Pero no puedo escribirla…

Esta historia sigue aferrada a mi alma, se niega a ser contada… Tal vez por vergüenza o frustración… O tal vez no acepto su existencia… O puede que aun pienso que esta historia no culmina…

Listo para escribir… Pero me siento torpe o cobarde…

Lo siento, no será hoy, aunque seguiré intentando escribirla, no será hoy… Sé que un día será inevitable… Tal vez un día conozcan la historia que no quiero escribir…

16 comentarios:

NIRBEHT dijo...

Escribe nunca dejes de escribir, por ti, para todos... escribe sin miedo pues asi es el alma del escritor... libre pero atada, feliz pero con tristeza y sin destino, SU alma es asi, amante de sus ideales, fiel a sus criterios, escribe aun cuando no existan las letras...........y seguiras siendo tu...UN POETA.

Gusmar Sosa dijo...

Gracias pot tus palabras. Y seguro que lo seguiré haciendo... Pues no quisiera olvidar quien soy... Por ahora esta historia se queda aun conmigo... Aun no termina...

Brisa Nocturna. dijo...

Te tengo que decir que me siento sumamente identificada?...ya lo sabes querido amigo.
Yo tambien tengo una historia que no puedo escribir, sale de vez en cuando en mis letras escritas, pero a ella por si sola no la puedo escribir, por temor, por cobardia, por espanto, por mil cosas, de hecho apenas la puedo contar con palabras. Y a veces pienso que estas historias que uno no puede sacar a la luz, en el fondo, nadie las quiere saber en realidad, por eso no salen.

Estare esperando lo de la pared blanca.

Muchos saludos!

Gusmar Sosa dijo...

Hola Mi amiga, sì, ya estoy pensando que uno de los dos se ha robado parte de la vida del otro... O algo así. Pues esta historia es de terror!!!
Bueno, ya debes saber que nosotros somos exageradamente expresivos...
Y eso vendrà, ya escribo sobre ella... Que coincidencias no??? Saludos...

Keila dijo...

Hay historias que no se deben escribir. Yo tengo unas cuantas, y no pienso escribirlas. Por otro lado, la historia que nunca quiero escribir es la que estoy escribiendo en este momento.

Me refiero a que el cuento que más pesa es el que está en proceso. Mientras escribo un manuscrito me vienen mil ideas más para escribir, pero debo escribir el que está en el tintero.

Así pasa...

Gusmar Sosa dijo...

Si, muchas veces pasa... Saludos Keila...

Isa dijo...

Cuántas cosas para describir despierta la misma vida alrededor, y sí, siempre hay una historia que no quiere salir para ser contada, o creemos que a nadie le va a interesar porque es muy nuestra.
Esperaremos Gusmar, no hay prisa.
Un abrazo grande.

Mi Ser dijo...

Vine a rrecorrer tus letras y agradecer tu saludo de cumple... Sin Duda escribir es el alimento que enriquece el Alma en silencio... con pasos lentos y sagrados que enjaulan la riqueza divina de las vivencias... así lo es para mi... el respiro... el abrir brazos como ave que vuela... el llanto que presiona el pecho... el todo tan pleno que sin duda es inevitable ser Feliz....
Tu Historia será contada cuando deba ser... cuando tu alma madure sus palabras.... cuando tus dedos ya no tengan miedo de Seguir...

Te Dejo un Abrazo...
Mi Ser.

Jenny dijo...

Estare esperando... Acaso hay prisa? Si tiene que ser escrito asi sera... pasando siempre por aqui

Un abrazo

Lisi dijo...

¡Que toda la sabiduría sea tuya para "escribir correctamente palabras de verdad"! (ec 12.10)

Gusmar Sosa dijo...

Gracias Isa por la paciencia, eres una mujer virtuosa. Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Gracias por dejar a tu ser pasear por estas veredas, sin duda su visita deja frutos en mi alma.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Jenny, Gracias por pasar, tus visitas son gratas, ya sabes que soy un niño y me gusta jugar...

Gusmar Sosa dijo...

Amen Lisi!!!! Y gracias por pasar por aquì!!! Por cierto me tienes curioso con el desenlace de tu historia... Saludos.

El Peregrino dijo...

Hay un tiempo para todo, amigo. Los secretos del alma son tesoros, cuyo poseedor es Aquel que todo lo sabe, el que comprende, el que espera, el que ayuda, el que escucha aún el mismo silencio...

Mientras tanto te esperamos, pero tranquilo, todos tenemos historias que no queremos contar. Pero sé que cuando las cuentes, la poesía sentida y el abrazo amigo surgirán de tus letras...

Gusmar Sosa dijo...

Gracias David...