lunes, 20 de octubre de 2008

CUANDO PIENSO EN TUS OJOS...

Lo que sigue lo dedico a la ausencia de mi Abuela. Permítanme explicar: No fue inspirado en ella, pero al terminar de escribirlo vi sus ojos y sentí su mirada. ¡Cómo extraño su mirada! ¡Y cómo odio la distancia!

Cuando pienso en tus ojos maldigo la distancia irreal, que muchas veces pesa en realidad. Y siento tu mirada que burla la distancia inexistente, que sigue pesando pero que va perdiendo su sabor amargo. Y sonrío, sin preguntarme por qué lo hago, es que no quiero respuestas, solo quiero seguir sonriendo.

Y al sentir tu mirada mi alma se desnuda, siento frío y cierro mis ojos para sentir el calor de tu compañía ausente…

Tu ausencia vuelve a hablarme de ti. Me habla en silencio…

Silencio astuto cómplice de mi esperanza…

Esperanza que se niega a morir, que me hace prisionero de tus ojos que aun no veo, que interpreta tu mirada y despierta mis sueños…

Y ellos solo hablan de ti, y golpean la realidad que enceguece y que en ocasiones humilla mi espíritu.

Entonces creo haber enloquecido cuando aun con mis ojos cerrados me parece ver los tuyos, y no sé por qué lo hago, pero abro mis ojos y ya no pesa la distancia y no me ahoga la realidad que veo (porque ahora soy yo quien la veo y no es ella quien se muestra a mí…aun sonrío creyendo haber enloquecido).

Sé que mañana alguien me dirá que no pude haber visto tus ojos. Que la realidad querrá vengar los golpes de mis sueños… Y no lo niego, creeré necesario recuperar la cordura, y volverá con sus lógicos argumentos, vestida de incredulidad, maquillada con prejuicios. Robándose el frío de mi alma intentando así hacer tu mirada innecesaria.

Y seré cobarde de nuevo. Buscaré respuestas sin sonreír. Atentaré contra la esperanza, pero ya he dicho: ella se niega a morir.

Será inevitable, volveré a pensar en tus ojos. Sentiré de nuevo el calor de la ausencia y cerraré una vez más mis ojos, sé que un día no los abriré más, sé que un día la cordura se alejará para siempre…

¿Lo ves? Aquí estoy, soñando de nuevo. Y siento tu mirada que me observa sonreír y ya sabes lo que dice mi silencio…

10 comentarios:

NIRBEHT dijo...

eso es bien profundo, uno debe aprender a mirar mas alla del alcance de los ojos

Lulu... dijo...

Me gustó, me gustó muchisimoooo
Que triste es en verdad, la distancia,la ausencia, la soledad...
Cuidate!!
besos
bye

Patricia Fiorella dijo...

"Ella se niega a morir"...."El calor de tu ausencia"...lo entiendo perfectamente mi querido amigo eso describe que aquello es más que un recuerdo sino algo muy real...saludos

Gustavo J. Ontiveros dijo...

Que de sensaciones dejan los que no estan. Tambien vi los ojos de de mi abuela.
Shalom

Gusmar Sosa dijo...

Hola Nirbeht, a eso e intentado dedicarme, a mirar m´s allá de los ojos, ellos no mienten aunque se les intente obligar.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Lulú, que bueno que entiendas.Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Patty, sé que puedes entenderme pues en alguna de tus entradas he encotrado expresiones muy parecidas a estas.Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Gustavo, gracias por la visita...
Saludos.

Celeste! dijo...

Gusmar
Me has hecho evocar un amor inexplicablemente presente a pesar del abismo...
Un abrazo

Gusmar Sosa dijo...

Hola Mi Niña, pues que bueno que sea asì...Tal vez ea una forma de retribuirte tantas cosas... Te cuidas...