domingo, 18 de marzo de 2012

TU ETERNIDAD ES MÍA...

Mi eternidad está en tu mirada… Distante, perdida, cansada, es mi mirada… Buscando reposo en tus ojos, que sobre mí una vez apuntaron y llovió tu bondad. Yo te recuerdo cuando en marzo cae la lluvia, y atento te busco detrás de las cortinas de agua, pero no estás, no me miras… Yo extraño tu mirada.

Yo voy recordando los días que fueron buenos, y alimento mis pasos mientras recorro desiertos, mientras me escondo en los valles, mientras me pierdo en los bosques… Y aun aquí adentro, en mis infiernos silentes, tus bondades me alcanzan… Desde el pasado, vienes como un fantasma, dibujas tu paz en mí, tus caricias se hacen brisa, como tu alma lloviéndome en marzo…

Mi eternidad es reposo escondido, y como un refugio te anhelo… Te sueño y deseo, te pienso y me pierdo… Porque eres camino, porque eres destino… Yo peregrino sin brújula, me guía la esperanza, el rastro de aquella mirada… Me guían tus soles, espejismos en mis noches… Y cada noche me hiere y el amanecer me redime, me redime la esperanza de otras veredas…

Allá donde estás, donde sea que estés, está mi eternidad… Yo, mortal y finito, soy la cercanía de tu distancia, que dejará de ser, que caerá rendida… Y cuando tus ojos me contemplen sabrás que yo soy el porqué de tu eternidad…