domingo, 18 de marzo de 2012

DIME TU NOMBRE.

Borracho estoy, he bebido las letras que escribieron tus manos, esas que como agonía respiran encendiendo la ira de mi paciencia… He esperado paciente encontrar tu nombre, he caminado con miedo sin detenerme… ¿Dónde estás?

El miedo me habla de ti mientras transito, mis miedos te extrañan. Sienten miedo de no encontrarte, porque sólo tú eres refugio… ¿No sientes mis miedos caminar entre tus sueños?

Me atormenta tu ausencia, esa presencia de tu existencia que no se toca.

Cansado estoy, he agotado mis respiros, mis vidas se van rindiendo, como se rinde la noche eterna, eterna y cansada, eterna y dormida; como se rinde el sol a los pies de lo infinito, escondiéndose del horizonte que puede ser observado. Ven y observa como me rindo, que yo te ofrendo ésta mi última vida, ésta mi luz cansada… Que yo te ofrendo mis letras que dicen nada.

Dime tu nombre, eterno silencio… Ven, dale un fin a mis andanzas, mis miedos y yo haremos fiesta si tú dibujas con tus manos tu nombre en mi alma. Ven, bebe de mis letras, danza junto a mis miedos, déjame descansar en ti mientras te toco, y toma mi respiro como tu aliento. Que dentro de ti es mi destino, que con tu alma tengo un romance…