miércoles, 10 de diciembre de 2008

SI HOY FUERA ESE DIA...

Si fuera hoy el día, si me dijeran: hoy es el último día de tu vida…

Pensaría en escribir.

No buscaría compañía… Hoy estorbarían…

No pediría un deseo… Hoy no sé cómo hacerlo.

No caminaría si quiera… Hoy estoy cansado.

Solo mis manos se moverían. Ellas vivirían por sí solas con espíritu. Ellas caminarían por las veredas de mi alma y recorrerían incluso los rincones que abandoné. Saltarían la pared que tanto evito, y tal vez hasta la pintarían, si, creo que lo harían.

Escribiría de los sueños no concretados, de aquellos abandonados por quedar solo. Escribiría de este sentimiento que en una semana me castiga en extremo y me hace leer sin leer, caminar sin caminar, sonreír sin sentir la dicha de hacerlo.

Si fuera hoy el día, no pediría otro más… No sentiría miedo, hoy el miedo se ausenta, hoy nada podría sorprenderme. Nada.

Me burlaría de los fantasmas que rompen el silencio nocturno e intentan desvelarme. Me desvelaría pero para burlarme. Miraría el cielo, no por creer que no volveré a verlo, solo por mirarlo, porque qué otra cosa podría hacer.

Escribiría un millón de historias en una hora, y tomaría cada papel escrito y lo arrojaría por las ventanas de mi casa. Tal vez solo así alguien que pase, sabrá que una vez existió Gusmar.

Las letras tal vez quitarían el sabor amargo de mi amargura, tal vez sería dulce, como es dulce ya mi locura.

Si hoy fuera el último día, escogería entre mis amigos, a quienes son y siento de verdad mis amigos y les pediría una historia a cada uno, y les regalaría yo una a cada uno.

Escribiría improvisando, sin tener argumento, sin respetar los tiempos, sin dejarme vencer por los esquemas que una vez me vencieron.

Si hoy fuera ese día, solo diría; dame una hora para escribir.

12 comentarios:

febe* dijo...

... escribe como si fuera ese día...

(pero no uses muchos flashbacks! jaja) ;)

amor dijo...

y en lo escrito volcarte como nunca te hayas volcado, un día es un día y solo dura un día, que sea intenso

s

CalidaSirena dijo...

si hoy fuese mi último día, no sólo escribiría, daría lo máximo que pudiera de mí a todas esas personas que siempre han estado a mi lado queriéndome y aguantándome..
Sigamos escribiendo, como si fuese siempre ese último día..
Me gustan tus palabras siempre..
Besos muy dulces

Cien gotas de amor dijo...

Que bonita alma de escritor tienes, bellísimo.

Besos,

Laura

El Peregrino dijo...

Al fin y al cabo, cuando escribes, regalas un trozo de tu corazón a los que puedan leerte, a los que recojan esos papelitos caídos de la ventana... y esa entrega de ti mismo, ese darte, no se llama escritura, se llama amor.

Y con Amor te mando un abrazo, de esos que no dejan asomarse ni de cerca a los fantasmas, y te lo mando con mis manos, escribiéndolo, con esas letras que tanto te acompañan... Cualquier día puede ser nuestro último día, pero esas letras... perduran y nos hacen seguir estando vivos de algún modo, en los que las puedan leer.

Anónimo dijo...

casi, casi, lo conviertes tu mismo en el último día de tu vida... yo se por qué lo digo... hoy te dedico mi post...........aprende,o almenos eso espero que aprendas algo luego de haber leído...........saludos

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gusmar Sosa dijo...

Hola Febe, casi inevitable,jajaja.

Gusmar Sosa dijo...

Santiago, sería intenso.
Cálida Sirena, Seguiremos escribiendo, y coleccionando tus besos.
Laura, gracias por pasar.
Peregrino, siempre gracias hermano, eres mi hermano.
Anonimo, seguro aprenderé.

Brisa Nocturna. dijo...

Sigue escribiendo, tus letras son consuelo para muchos y lo sabes.
Un abrazo amigo.

Gusmar Sosa dijo...

Gracias por el abrazo.

Enrique Crespo dijo...

:)