viernes, 19 de septiembre de 2008

UNA MUJER CON CORAZÓN DE NIÑA (DEDICADO A KEILA O. HARRIS)

“El temor más grande de un escritor es no ser leído jamás”.

No recuerdo dónde, pero leí esta frase hace casi un año. No me considero escritor, pero me gusta escribir, lo hago desde muy niño. Recuerdo que mi primera “obra” fue una novela corta de suspenso, luego escribí un cuento en el que relataba la historia de un niño que tarde tomó la decisión de conquistar la amistad de una niña, de allí nació mi frase de que “la vida no es corta, sino que muchas veces, perdemos tiempo…”

Al pasar los años he creído necesario compartir algunos de mis escritos, pensando que es una forma de aportar algo a favor del bienestar colectivo. Convencido de esto he luchado por publicar algunos artículos en ciertos lugares y en ocasiones he corrido con la suerte de lograrlo. Hace meses atrás navegando por la red buscaba un medio para publicar descartando la posibilidad de publicar un libro…

En mi búsqueda e intentos tropecé con una noticia. Se trataba de una joven que firmó contrato con una importante editorial, me detuve a leer la noticia. Al final de la noticia había un enlace hacia la Web personal de esta joven quien en su sitio oficial regalaba la oportunidad de leer el primer capítulo de su más reciente obra para entonces.

Me gusta leer, lo hago a diario, pero pocas obras logran realmente atraparme. Me bastó leer ese primer capítulo para saber que se trataba de una verdadera obra literaria. Pienso que cuando un escritor gana la suerte de ser leído por alguien debe presentar algo que valga la pena, pues solo de esa forma honra el tiempo del lector. Ella honró mi tiempo, valió la pena detenerme a leer.

Leerla provocó en mí corazón una llama que he intentado apagar durante cierto tiempo. A raíz de ciertos prejuicios, que forman parte de la cultura que una vez me rodeó, he sujetado cierta pasión en mi estilo natural al escribir, he levantado murallas para mantener ocultos algunos de mis artículos y me he negado a buscar ciertas oportunidades. Aquella mañana después de leer la noticia y el primer capítulo de una gran obra y paseando entre las veredas del sitio oficial de esta joven muchos argumentos se debilitaron.

En su Web seguí el enlace que me llevó hasta su blog, y pude apreciar su sencillez en cada uno de sus post.

Me permití soñar por un momento, motivado improvisé un blog, tomé su correo electrónico y le envié una invitación a visitar mi blog. Fui sorprendido por su respuesta. Uno piensa que los escritores no atienden cartas de locos soñadores. No se trataba de una respuesta automática, o de un frío “gracias, a la brevedad posible atenderé a tu solicitud”… Ella había visitado mi blog y tomó unos minutos para responderme, además de un caluroso y personal saludo, de una forma modesta y exageradamente educada, me permitió recibir de ella algunos consejos, alimentando así mis sueños. Al leer su respuesta sospeché la fuente de su talento y la razón de su ascenso en el viaje al éxito.

Hoy sigo visitando su blog. Reflexiono con cada una de sus divagaciones, quedo en silencio y medito con cada extracto de sus obras, aprendo de sus consejos, crezco con sus críticas, me motivo a indagar cada obra que recomienda y cada autor que menciona. Y a lo largo de estos meses he descubierto que mi sospecha fue cierta (sobre todo después de mirar su sonrisa en una foto publicada en su facebook). Ella es mucho más que una escritora, es una mujer con corazón de niña, y solo alguien como ella puede entender a locos soñadores como yo.

Debo agradecerle, pues hoy estoy inmerso en una nueva aventura… Hoy juego a ser bloguero, y gracias a este serio juego he podido conocer muchos hombres y mujeres con corazón de niños, ha sido un aporte en la caída de las cadenas del prejuicio que ataron mis sueños, sueños que siguen creciendo y que cada día son más reales… Hoy tengo un blog y existe gracias a ella, y no exagero. Y no solo se ha conformado con haber respondido a mi correo, se ha dado a la tarea de alimentar mi ego y hacerme creer fantasías.
Gracias Keila, tu corazón de niña es un tesoro, y aunque muchas veces juego a ser un pirata, no pretendo robarlo. Me basta con saber y sentir la satisfacción de que un día navegando por un mar lo descubrí; es que navegando por muchos mares, vestido de pirata, he descubierto que no todos los tesoros existen para robarlos, algunos están para observarlos y sorprenderse a diario al mirar la luz que sale desde sus centros…

15 comentarios:

Keila dijo...

Ay, ya me puse toda llorosa. Gracias, Gusmar, por tus palabras. Y espero ya no ser solo una escritora, sino una amiga, ¿eh?
Nos seguimos leyendo.

Gusmar Sosa dijo...

Es lo lindo de la niñez, se es sensible y se entienden las palabras... Pues para mì es un honor llamarla amiga, gracias. Saludos...

Lisi dijo...

Yo también me conmuevo al leer esta entrada, pues Keila también ha enriquecido mi vida con su amistad, colaboración, ideas (es una generadora de ideas estupenda), escritos, ánimo y gentileza. Y también nos topamos en el ciberespacio; más bien, pensamos que Dios hizo que se cruzaran nuestros caminos en el momento idóneo.

Lisi dijo...

¡Ah! Y ¿se pueden compartir los consejos para escritores?

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

De acuerdo contigo. Keila igual fue importante en la creación de mi blog. Ella respondió a mi correo y aquí estoy.

Saludos,

Claudia

Isa dijo...

Mi querido Gusmar ¡te sacaste un diez con este post!.Creo que Keila se lo merece porque es una excelente amiga y compañera. Y qué bueno que has seguido sus consejos, porque te ayudan a salir adelante. De hecho, si estoy en ésto, es por que ella me animó.
Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Lisi, pues sì, Dios es dueño tambien del cyberespacio, creo que esto lo inventò Èl... jajaja. Saludos, Gracias por pasear por acà...

Gusmar Sosa dijo...

Hola Claudia, pues parece que esta niña es tambièn un àngel... Saludos

Gusmar Sosa dijo...

Lisi, no habìa visto el otro comentario. Claro que se pueden!!!
Ella siempre lo hace...

Gusmar Sosa dijo...

Hola Isa, pues si saquè un diez fue gracias a Keila, pues este post le pertence... Saludos

Jenny dijo...

Muchas mujeres somos muy sensibles, y nos emocionamos, y lloramos. Con muchos de tus post me convierto en una verdadera llorona.
Que lindo reconocimiento y agradecimiento! Wow!!

Gusmar Sosa dijo...

Hola Jenny, pues sì, las mujeres son todas especiales... Por cierto por allì viee un cuento dedicado a tantas personas, tu estas entre ellas, por lo que haces... Bueno luego lo ves..

Jenny dijo...

si??? :o

Brisa Nocturna. dijo...

Que lindo post Gusmar, que corazon de amigo tienes!!

Solo me resta decir que soy fan de Keila, es una gran amiga,persona,escritora....

=)

Gusmar Sosa dijo...

Pues sí, Keila tiene todo un club de fans!!!!!