miércoles, 2 de julio de 2008

BITACORA DE UNA... (No sé cómo llamarlo)

8:00pm, mayo del año 2007. Recibí su mensaje, decía que necesitaba hablar conmigo con un urgencia, que necesitaba a un amigo, que se sentía mal.

8:20pm. Atravieso el frente de su casa hasta la puerta de la sala, apenas levanté mi brazo para tocar ella ya abría la puerta.

- Sabía que vendrías- Me dijo.

Sonreí y luego le di el abrazo con el que acostumbraba saludarla. Esta vez, duró unos segundos más. Tras separarnos sus manos se aferraban a las mías mientras me guiaba a la sala y nos sentábamos.

8:24pm. Ella estaba sentada frente a mí yo la miraba a los ojos, éstos se humedecían mientras su sonrisa lentamente se desvanecía.

- Espérame, ya vengo.

La vi caminar torpemente hacia la cocina. Yo estaba a la espera, la conozco muy bien, así que sabía que pospondría al máximo el momento de contarme lo que la afligía.

8:29pm. Entra de nuevo a la sala con dos porciones de quesillo en sus manos. Reconocí el quesillo, era de cocosette, me vuelve loco ese quesillo.

- Pensé que solo me hacías quesillo de cocosette cuando salgo de viaje. Le dije tan pronto se sentó.

- ¿Y quién te dijo que lo hice para ti? Respondió con picardía. Y tras una pausa y con la misma picardía agregó.- Lo hice para los dos.

En ese momento quise preguntarle, pero la tradición era esperar.

- Por cierto, ¿Cuándo vuelves a viajar? . Preguntó en un intento de posponer el momento.

- El mes próximo, creo que voy a Cabudare.

- Pues asegúrate de estar el 16 aquí, sino tendrás problemas conmigo.

- No te preocupes que tanto el 06 como el 16 de junio son fechas intocables para mí.

- Más te vale. Respondió fingiendo ser una mujer de carácter difícil.

- Creo que viajaré el 21.

- Pues ya sabes que el 20 puedes pasar por tu quesillo de cocossette. ¿Te traigo algo para tomar?

- Solo agua. Le dije.

8:47pm. Ella vuelve a la sala con un vaso de agua y una taza de café, y una novela debajo del brazo izquierdo. Esta vez reconocí la novela: EL CABALLERO DE LA ARMADURA OXIDADA, fue la que le regalé en su cumpleaños anterior. Ya sabía lo que me esperaba.

- El agua para ti, el café para mí y la novela... para los dos! Me dijo, y les juro que yo ya sabía lo que me esperaba.

Ella se sienta, esta vez a mi lado, coloca su cabeza sobre mi hombro abriendo la novela justo en la página donde la dejamos la últimas vez, meses atrás.

- No me digas que no la has leído más! Le dije.

- No, es que me gusta que me la leas tú.

- Lo que te gusta es verme haciendo el ridículo.

Ambos reímos.

- ¿Has vuelto a escuchar el programa?. Preguntó ella.

- ¿A Melvin? no, no le he escuchado más.

Ella guardó silencio, y luego:

- ¿Por qué no has vuelto?

- Es que tu sabes que mi nuevo empleo me quita tiempo, y he estado arreglando algunas cosas.

- ¿No te queda tiempo ni para venir a leerme dos páginas?

Esta vez fui yo quien guardó silencio.

- Efra y Benja, ¿Cómo están?. Ella preguntaba por mis hijos.

- Están bien, cada día se van pareciendo más a mi.

- ¿Y te has cuidado del colesterol? ¿Estás comiendo sano?

- Sí, solo los sábados abuso un poco. Bueno si la niña ya terminó la entrevista deberíamos iniciar la lectura. Solo dos páginas y no me interrumpirás con tus preguntitas ni me obligarás a imitar las voces de los personajes.

- No te prometo nada pero haré el esfuerzo.

Reímos de nuevo.

9:09 PM. Su cabeza permanecía en mi hombro y anclaba su brazo izquierdo en mi cintura. El olor de su cabello traía recuerdos de junio, recuerdos buenos, de esos que te hacen creer de nuevo en la amistad.

9:30pm. Termino la lectura. No hizo un gran esfuerzo por no interrumpirme, y terminé imitando la voz del caballero, de Sam, su yo interno y de Merlín. Me rehusé a hacer la voz de la palomita y de la ardilla. Cerré el libro. Ella se inclinó hacia adelante y juntó sus manos llevándolas a su rostro.

- Voy por dos tazas de café. Dije sonriendo.

- Aun te acuerdas donde queda, o llamo a Ami para que te guíe.

- Intentaré llegar. Deja a Amita quieta. ¿Tu mamá y tu papá dónde están?

- Están en una reunión, andan con Dani.

- ¿Y Carol?

- Volvió con su esposo, ¿y si el niño ya terminó la entrevista podría buscar el café?

Sonreí mientras caminaba a la cocina.

9:41pm. Entro a la sala con dos tazas de café. Me senté frente a ella.

- ¿La niña me dirá qué le sucede? Dije mientras mi mano derecha acariciaba su rostro.

- Anoche, Alex me propuso matrimonio...

Fue suficiente para entenderla. La miré fijamente a los ojos, y vi cómo ellos llovían. Intenté secar sus lágrimas pero era imposible, por dos que secaba eran cómo seis que salían, corrían violentamente por sus mejillas como si de la carrera dependieran sus vidas. Yo permanecía en silencio.

- Le dije que no podía casarme con él... Hoy no ha dejado de llamarme... Mamá en un día me está volviendo loca... Papá me dice que piense bien las cosas... Yo no le quise hacer daño...

Me levanté rápidamente para sentarme a su lado, tomé su cabeza y la llevé a mi hombro. Acaricié lentamente su cabello.

- No le has hecho daño, un día él te lo agradecerá. Seguro encontrará a alguien que le ame como lo merece. No es justo que te cases con alguien a quien no amas en verdad solo por complacer a tus padres. A la final, tus padres también entenderán.

- Conoces a papá y mamá... Sabes que nunca entenderán... Sabes que insistirán en que me case con él.

Intenté hacerle ver que eso pasaría y pronto estaríamos tomando café y comiendo quesillo riéndonos de esto. Que no se preocupará... Que sus emociones ahora eran inevitables pero que podía sacar lo mejor de esto...Y tantas cosas.

10:30pm. El radio se encendió. Melvin Valero daba la bienvenida a la audiencia.

- Como los viejos tiempos. Le dije.

10:34pm. Luis Fonsi interpretaba el tema: SERIA FÁCIL.

Ella secaba sus lágrimas.

- Todo esto es tu culpa. Dijo sonriendo, con sus ojos hinchados y sus blancas mejillas tornadas en rosado.

Yo solo la miré y me pregunté si lo decía en serio. Tuve miedo de preguntárselo.

11:07pm. -Debo irme. ya es muy tarde para que yo esté lejos de casa.

Ella se levantó y tomo mis manos.

- Gracias por venir. ¿Te vuelvo a ver?

- Seguro que sí. El 06 cumples años y el 16 ya sabes que estaré aquí, además el 20 vengo por mi quesillo.

- Entonces viaja más seguido.

Volvimos a sonreír.

11:13pm. Melvín Valero presenta el tema MI CREDO, interpretado por Tiziano Ferro y Pepe Aguilar. Y yo caminaba hacia el frente donde me despedí de ella.

10:00am, 01 de julio del presente año. Yo camino por el centro de la ciudad, miro hacia mi izquierda, al otro lado de la calle y la veo a ella, tomada de la mano de Alex, ambos con un anillo de matrimonio... Los observé entrar al centro comercial La Fuente. Y le pedí a Dios que ella estuviera bien. Seguí caminando mientras seguía pidiéndole a Dios que ella está bien.

5 comentarios:

Patricia Fiorella dijo...

Wooo que impactante manera de describir de contarlo Gusmar mucha mucha inspiración cada texto que escribes es interesante y en cuanto a esta historia si aveces solo nos queda decir Dios que ella esté bien, me ha pasado, me pasa y solo le pido a Dios que ella este bien...Un saludo Amigo

Gusmar Sosa dijo...

Hola Patty, espero y estes bien y tus cosas marchen bien. Asì es, lo escribì tal como lo sentì. Pues en verdad sigo pensando en que ojala ella estè bien. Saludos.

Brisa Nocturna. dijo...

Que vivencia...

Yo tambien espero que este bien, en verdad.

Saludos amigo.

Gusmar Sosa dijo...

Saludos recibidos Brisa, es dificil comprender muchas veces estas cosas, pero como dice patty en su comentario que más podemos hacer sino desear que esté bien.

SoL LuNaR dijo...

un saludo gusmar...