viernes, 13 de abril de 2012

HISTORIAS DE ABRIL IV.

Ella sonríe, inmóvil, sentada. Su sonrisa es una burla, aunque no se burla mientras sonríe. Pero ofende a la lógica una simple sonrisa cuando la lógica espera argumentos. Ofende a la historia una sonrisa que desconoce el pasado mientras existe, que existe sin armonía con el presente y que ignora el futuro y sus conceptos.


Su sonrisa es llovizna perdida que danza en verano, que baila entre las veredas muertas construidas por la muerte, que burla las trampas vivas de la misma vida. Es río que abre camino con gracia y fuerza en los caminos inexistentes de los desiertos… Es objeto que desconoce la gravedad y sin senderos pasea por los mundos… Es burla y ofensa…

Es una burla a los dioses, dibujados por hombres sobre el lienzo de la historia y sus tiempos… Es como el alma que recién se asoma al nido de mundos que llamamos mundo; es deseo, deseo no deseado aun, deseo que navega en el día, deseo esperando la noche para ser ilusión de los sueños que todavía nadie sueña…

Su sonrisa no tiene memoria, burla los destinos del mismo destino… Acobarda la valentía de las sombras cobardes que desde el pasado se asoman al presente para oscurecer el futuro.


Ella sonríe y no me sospecha, tal vez no entiende qué sucede en mi mirada… Mi mirada se extiende y reposa en su sonrisa, y allí se cuelga. Mi mirada es suicidio que encuentra dulce descanso en su sonrisa… Su sonrisa es el dios de mi mirada, que se inclina ante ella, que encuentra refugio en ella, que ofrece su melancolía como ofrenda… Que anhela el bautismo en sus labios, para olvidar, para soñar, para perderse junto a ella…


Ella sonríe, inmóvil, sentada… Yo la miro, sonrío mientras la miro…

2 comentarios:

Estudiá Enfermería dijo...

Muy buenos relatos, me encantaron.
un saludo grande!

Delight Display dijo...

Your blog provided us with valuable information to work with. Thanks a lot for sharing. Keep blogging.

electronic display boards india