sábado, 9 de agosto de 2008

LLEGÓ EL MOMENTO.

Creo que ha llegado el momento de sentarnos a hablar.

Debemos llegar a un acuerdo.

Tu voz me ha lastimado, tu presencia me inquieta. Me desconcentra tu respiración.

He querido echarte de mi lado, pero eres parte de mí.

¿Por qué entonces siento que me hieres?

Hagamos una tregua, creo que puedo sacar lo mejor de ti, y puedes disfrutar de mi sonrisa, puedes escucharme hablar de ti con orgullo.

Ahora es el momento, vivamos en armonía, los frutos te sorprenderán.

¿Por qué quieres ocupar un espacio que no es tuyo?

¿Y por qué debo borrarte de mí?

Sé que mi intento de borrarte te obliga a mostrarte con violencia, pero ya esta guerra me parece absurda, ridícula. He pensado que tal vez solo quieres hacerte notar, solo quieres llamar mi atención.

Yo también he sentido el miedo de ser olvidado.

Hemos vivido buenos momentos y no es tarde para reconocerlo... ¿No fuiste tu quien me susurró una vez que más vale tarde que nunca?

Creo que aun puedes enseñarme muchas cosas. Lo admito te he subestimado.
Si... No te asombres... Te hablo a ti.

Desde hoy mencionaré tu nombre sin temor, desde hoy te miraré con expectativas... Desde hoy te escucharé sin prejuicios.

Ya estás en mi lista de aliados... Espera te mostraré... ¿Lo ves? Allí está tu nombre, lo he resaltado en negritas:


...
PASADO
...


NOTA: Llevo días intentando escribir un cuento, el argumento lo he extraído del hecho de que en ocasiones una canción que una vez produjo dolor y melancolía puede convertirse en un himno de amor. Y pensando en ello, y analizando ciertas experiencias pasadas que almacené en mi memoria como "malos recuerdos", me di cuenta que toda experiencia "mala" o "buena" están ligadas a la construcción de un nuevo, y por supuesto, temporal presente. Toda experiencia está destinada a convertirse en una lección positiva para un futuro presente, así como ser temporal es la naturaleza de todo presente. Como diría un amigo que fue mi maestro: es cuestión de actitud. Y así nació este post que es un tratado de paz entre mi pasado y yo.
Saludos.

12 comentarios:

Guille dijo...

uf, intereaantísmo, también creo que resolveríamos muchas cuestiones presentes y futuras amigándonos con nuestro pasado... lo que si, seguramente necesitaremos varias de estas charlas ... hay muchas heridas sin cerrar...

Muy bueno! saludos :)

El Peregrino dijo...

Que bueno. La actitud marca la diferencia: Si dejo que el pasado sea mi enemigo e intente dirigir mi futuro (con sus cargas, errores y culpabilidades varias) entonces mi futuro está destinado al fracaso.

Pero si miro al pasado para aprender de él, para no repetir nuevos errores, para hacer otra vez lo que salió bien, para crecer... Entonces el pasado es un buen aliado.

Me ha gustado mucho esta reflexión.
Saludos...

elim-el oasis de Eva dijo...

"El pasado es historia, el futuro es un misterio, y el presente es un regalo por eso se llama "presente". Lo escuché en una película esta semana y le llevo dando vueltas a la frase y ahora me encuentro con tu post y la he vuelto a recordar. ¡adelante siempre adelante!

Jenny dijo...

A veces lo tenemos hablando o susurrando todo el tiempo, de hecho es mejor hacer las paces con el. Me haz dejado pensando.

Gusmar Sosa dijo...

Hola guille, un placer tenerte por acà.Pues sì el pasado resulta un gran aliado cuando se mira correctamente y se le convence de ocupar el lugar que debe osupar. Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Asì es peregrino, es bueno saber que mucha gente entiende muy bien este principio y creo que nuestro deber es enseñarlo a otros tantos que viven estancados en el pasado liderados por lamentos. Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Excelente frase Eva, gracias por dejarla por acà. Saludos.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Jenny, correcto, es mejor estar en paz con el pasado, despues de todo no hay razòn para un guerra con èl, pues es parte de nosotros.

Brisa Nocturna. dijo...

Sin comentarios.

Mil gracias amigo.

Claudia Lama dijo...

Excelente reflexión. A todos nos hace falta en mayor o menor grado hacer esto que estás haciendo hoy. Gracias por compartirlo.

Gusmar Sosa dijo...

Saludos Beatriz.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Claudia, tengo que hacerlo, es nuestro deber.