sábado, 3 de mayo de 2008

LA MEJOR DE MIS DECEPCIONES.

Perdí el apetito, me quedé sin futuro.
El sueño no volvió, los días oscuros. Las estrellas se apagan, la noche tan fría. Lágrimas acompañándome en mi soledad, la vida se acorta; el pasado que duele, las sonrisas ausentes. Y las dudas aparecen, una a una, dudas sobre mí. Los temores se asoman, el destino incierto. El cielo nublado, y yo de espalda al sol. La luna se esconde, el ruido molesta y el silencio es inoportuno.
¿Sabes de qué hablo?
Decepción.
Un amor que te abandonó.
Un negocio que no resultó.
Una carrera inconclusa.
Una oportunidad que nunca llegó.
Un accidente que no ha debido pasar.
Un amigo que traiciona.
Un padre que abandona.
Un fallo injusto...
Decepciones... Las he vivido todas... Todas las que no he planeado, todas las que no he esperado... Las que no debí vivir.
Y no sé, pero hoy me levanté pensando en ellas. Y pensando en el mejor recuerdo que anido al respecto, que es por cierto, la mejor de mis decepciones.
El sueño volvió... Los días fueron iluminados por un puro resplandor del sol. Las estrellas fueron descubriéndose una a una y comenzaron a brillar nuevamente para mí... El frío de la noche resultó amigable, las lágrimas acompañaban mi alegría... La vida no era tan corta, el pasado me regalaba lecciones y nunca más dolió... Sonrisas en mis labios , y las dudas no fueron más dudas. Los temores se alejaron, el destino fue asiéndose visible, el cielo despejado y yo de frente al sol. La luna mostrando su belleza sobre el manto de la noche, el ruido mi melodía y el silencio justo a tiempo...
En aquellos momentos de decepciones las letras fueron mi refugio, solo ellas no estorbaron.
Si pasaras por aquí, intentando refugiarte en las letras, debes saber que todo pasará, a la vuelta del tiempo necesario vivirás feliz. El ahora será solo un recuerdo, y no dolerá. Que la esperanza renacerá, aun de las cenizas, renacerá. Que volarás sobre el mar, caminaras sobre las aguas, soñarás de nuevo. Tu destino es tu destino, y no podrás escapar de él. Ahora sé que la vida es un largo sendero, y las decepciones se presentarán en el camino, pero no se hospedarán en mi alma. Ya no pueden sorprenderme, ya no me engañarán otra vez, las decepciones ya me han decepcionado, y sé que volverán a hacerlo. No dejaré de sonreír, no ataré mi esperanza, pues la esperanza si que nunca me ha decepcionado.

8 comentarios:

david santos dijo...

Gran trabajo. Yo adoré.
Tien un buen fin de semana.

Gusmar Sosa dijo...

Gracias por su visita, es un placer tenerle por acá

Brisa Nocturna. dijo...

Gracias por escribir letras de esperanza Gusmar,siempre hacen falta,como hoy,como ayer.

Muchos saludos.

Claudia Lama dijo...

Que buen escrito Gusmar, también he vivido mil decepciones y la Gracia de Dios me ha levantado una y mil veces. Ser como niños, poder volver a ver todo nuevo, por algo nos enseñan que de los tales es el Reino de los cielos.
Saludos.

♥ ♥ ♥ JOSELYN ♥ ♥ ♥ dijo...

Bienvenido HERMANO_GUSMAR; usted dejo un mensaje en el blog de joselyn, y desearia agradecer su visita, por motivos personales elimine aquel blog, disculpame la tardansa en responder...

Despues de una tormenta siempre sale el sol, algunas veces en plena lluvia acompaña el sol, la naturaleza es compleja, mas el señor es el respaldo de todo quebranto, DIOS TE BENDIGA GRANDEMENTE

Keila dijo...

Sé de lo que hablas, porque todos hemos vivido muchas decepciones. Pero tienes razón, la esperanza no defrauda. Jamás lo ha hecho, no lo hará. ¡Gracias!

Gusmar Sosa dijo...

Hola a todos, disculpen por responder algo tarde a sus comentarios, en estos días e estado resolviendo cosas pendientes, Brisa, gracias por soplar por acá, por supuesto la esperanza es un tema que nunca se agotará en este blogs, pues la esperanza es mi mejor amiga.
Claudia, seguro que faltan mil por vivir, pero serán mil esperanzas que nacerán.
Joselyn, es un placer tenerte por acá, y me gusta esa frase "el Señor es el respaldo de todo quebranto".
Hola Keila, Y esa es la mas grande esperanza, que no defraudará.
Bendiciones a todos gracias por pasar.

Isa dijo...

¡Qué lindo!. Ya tenía un tiempo que no podía entrar acá, pero es bonito regresar y seguir encontrando cosas lindas.
Recuerdos que no duelen, linda descripción del perdón, a uno mismo, a lo que pasó, a lo que sea. Que el Señor te continúe prosperando e inspirando como hasta ahora.
Saludos.